De Kingston al South Bronx con Mr. Cholo y DJ UVE

20-10-2018

De Kingston al South Bronx con Mr. Cholo y DJ UVE

¿Te apetece un viaje musical de Kingston al South Bronx? Aquí tienes uno; un paseo por el origen de nuestras mejores fiestas con la excusa de la próxima sesión de Mr. Cholo y DJ UVE. En el Lobolab siempre hay hueco para el knowledge.

De Kingston al South Bronx

Nadie esperaba que unas culturas callejeras como las del Sound System y las fiestas en parques y patios de edificios (park jams y blockparties), pudieran llegar a conquistar el mundo. Pero así fue. Y ahora mismo, nadie concibe una buena fiesta sin un equipo potente y un buen dj a los mandos.

Jamaica

A ese nivel, Jamaica fue pionera en apilar altavoces y montar fiestas para el pueblo. Ocurría en Kingston pero también en cualquier otra población de la isla. Todo comenzó a finales de los años 40, cuando los Sound System empezarón a reemplazar a las bandas que tocaban Mento y sabores importados como el Swing.

Los Sound System pinchaban principalmente música estadounidense: Blues, Jazz y R&B. Pero poco a poco la música local fue ganando terreno. Según evolucionaban esas fiestas, el mismo pueblo se convertía en protagonista. Los chavales luchaban por llegar a ser selectores o cantantes en sus Sound System favoritos. Los promotores competían por los mejores temas, los mejores emplazamientos y los mejores talentos locales. Y nombres como Downbeat, Hometown Hi-Fi, Volcano o Killamanjaro quedaron grabados en la memoria de la música.

Mirad una sesión del Volcano Sound en 1984 con Danny Dread a la selección y, alternándose al micrófono, leyendas como Yellowman, Toyan, Billy Boyo o Josey Wales.

Volcano Possee en Skateland, 1984. 1ª parte.

Nueva York

En Estados Unidos, la cultura de las fiestas en los bloques, en los patios de sus edificios, se remonta a principios del siglo XX. Con la llegada de los años 70, los bailes en los parques de Nueva York con grandes equipos de sonido, eran muy habituales. Pero mientras en toda la ciudad la música Disco era la reina de estas fiestas, en el South Bronx los protagonistas eran el Funk, sus crossovers con la música latina (Salsa y Boogaloo) y ciertos temas “secretos” de Jazz e incluso de Rock. Este es el material clave para poner a la gente a saltar. Especialmente las partes aisladas de batería: los breaks.

En ese entorno y con ese transfondo musical, antiguos movimientos de baile como el Lockin’ y el Poppin’ encuentran una nueva vida y nace lo que hoy en día conocemos como breakdance. A los que lo practican les llamamos b-boys y b-girls. Y la “B” es de break.

Además de “bailar los breaks” en las fiestas, los chavales quieren ser como los ídolos que las animan, esos que transforman los pequeños fragmentos mágicos de los discos en una experiencia sin fin: los DJ. Y cuando el primer maestro de ceremonias (MC) coge el micro para jalear al público, poco podía predecir que, junto a su DJ, estaba dando vida a un nuevo género músical que daría la vuelta al globo.

Conquistando el mundo desde el gueto

Imágenes del Bronx en los 70 recopiladas de varias fuentes.

Aquellas nuevas culturas surgían de algunos de los barrios más empobrecidos del planeta. Jamaica intentaba despegar tras su independencia pero los beneficios de sus nuevas industrias no repercutían en zonas empobrecidas atestadas por los éxodos rurales. Y por su parte, el Bronx era el sumidero del sueño americano, abandonado entre promesas de Carter y Reagan y con unos niveles de pobreza impensables y sólo comparables a los de la Gran Depresión.

Pero casi cincuenta años después de su nacimiento, el Hip-Hop es el género más popular en Estados Unidos, como señala este artículo de 2017 de USA Today, y el Reggae ha mantenido su influencia con artistas que mantienen los sabores originales y creando o influenciando en nuevas ramas como el Dub electrónico, el Techno, el Dubstep o, porqué no, el Reggaetón.

DJ Kool Herc, el Reggae y el Hip-Hop

Muchas veces se señala que el Hip-Hop es un género que procede del Reggae. No es así. El Hip-Hop se nutre de una cultura negra riquísima: Jazz y Scat, Gospel, cánticos de trabajo, Spoken Word, el rapping en el Soul (Isaac Hayes, Millie Jackson), el Funk, los parloteos de los dj de las radios sobre los discos… Por supuesto también le influyó toda la música caribeña: la cubana, la puertoriqueña y sin duda, el Reggae aporta su grano de arena, pero no es el sonido que lo origina directamente.

Mucha de esta confusión se basa en el hecho de que DJ Kool Herc, el padre indiscutible del Hip-Hop, era un inmigrante jamaicano. Pero como él mismo ha declarado repetidas veces, aunque intentó importar parte de la cultura que vivió en la isla, el Reggae no terminaba de calar en las fiestas neoyorquinas del barrio. Aquí le tenéis en una vieja entrevista del Rap City (BET), contando una anécdota al respecto de cómo se percibía a los jamaicanos en su entorno:

Kool Herc (1994, Rap City)

El Hip-Hop se encuentra con el Reggae

Pero sin duda, a mediados de los años 80, la transferencia estilística entre los dos estilos era innegable. De nuevo, de Kingston al South Bronx (extensible ya a todo Nueva York), pero también de vuelta. Lo podéis escuchar con KRS-One parafraseando en “The Bridge Is Over” (1987) a Barrington Levy con su tell dem already, we have to tell dem again” (de “Murderer“, 1984).

O fíjate en la línea de bajo de este clásico de The Ethiopians (que a su vez dio vida al aún más conocido “54-46 That’s My Number” de Toots & the Maytals). Después, con poco esfuerzo encontrarás la misma melodía tras otro corte no menos conocido de Boogie Down Productions (de nuevo KRS-One).

The Ethiopians “Train To Skaville” (1967)

Boogie Down Productions “The Bridge Is Over” (1987)

Ahora escucha a Bunny Wailer, el último miembro que aún vive de los legendarios Wailers, marcándose un rap allá por 1982.

Bunny Wailer “Back To School” (1982)

Y un último encuentro anecdótico y bastante posterior, Shabba Ranks muestreando el “Come Clean” de Jeru The Damaja.

Shabba Ranks “Original Woman” (1995)

Jeru The Damaja “Come Clean” (1993)

Podéis encontrar mucha información y opiniones interesantes sobre toda la aportación del Reggae al Hip-Hop en los primeros capítulos de Can’t Stop, Won’t Stop, titulados concretamente Babylon Is Burnin’ y Sipple Out Deh. Os recomiendo totalmente el libro de Jeff Chang, un tipo que siempre le ha sabido tomar el pulso al Hip-Hop.

Can't Stop, Won't Stop, de Jeff Chang

Can’t Stop, Won’t Stop, de Jeff Chang

 

Mr. Cholo y DJ UVE

La introducción al artículo lo dejaba claro. Cualquier excusa es buena para hablar de la música que nos gusta. Y esta vez es una nueva sesión de Mr. Cholo y DJ UVE. No es la primera y continúa unas reuniones que casi se han convertido en tradición, como atestigua esta selección de carteles.

El de León y el de Santander, se vuelven a reunir para una sesión inspirada en toda esta música que nació en los guetos y conquistó el mundo. Mr. Cholo es un coleccionista y apasionado de la música jamaicana en muchas de sus vertientes. Su colección se adentra profundamente en el Roots más espiritual. Pero también sabe pegarse una buena fiesta a base de Dancehall de todas las épocas. No en vano, como os hemos contado, la cultura Reggae creció alrededor del baile.

Lo mismo que la del Hip-Hop. En este apartado, DJ UVE es conocido por homenajear el nacimiento del estilo pinchando los breaks que retumbaban en las calles del sur del Bronx en los 70, o viajando por toda la historia del rap grabado desde 1979 hasta ayer mismo.

No encuentro ninguna razón para que te lo pierdas.

  • ¿Dónde? En el (Back To The) Roots. Calle Gándara 12, Santander.
  • ¿Cuándo? El sábado 20 de octubre de 2018, desde medianoche.
  • ¿Me soplan algo por tremendo evento? Qué va. Es totalmente gratis. Eso sí, las bebidas corren por tu cuenta.

Discos